Coaching & liderazgo – individual & equipos

Noticias

¿Qué significa vivir con propósito y por qué es importante para vivir una vida plena?

vivir con propósito

LIDERAZGO PERSONAL – VIVIR CON PROPÓSITO

¿Qué significa vivir con propósito y por qué es importante para vivir una vida plena?

Vivir con propósito está relacionado con tener una intención a la cual alinear mi accionar con cierta determinación para realizarla. Es tener claridad sobre hacía donde quiero ir. Es tener definido mi norte. Ese propósito, una vez encontrado, le da mayor sentido a mis días, mis semanas, mis meses, mis años. Genera rumbo, y satisfacción. Y es importante resaltar que tener propósito trae sentido, lo que me motiva y me activa. Sin tener propósito, toda la atención va a los resultados (o los fracasos). Y mi felicidad se ve dependiente de los resultados que obtenga. Con un propósito definido, la mayor parte de mi atención va al proceso que mi propósito provoca. Cada paso en función de ello se percibe como coherente, elegido, y sentido.

Tipos y tamaños de propósitos

Muy frecuentemente a las personas les cuesta conectar con lo que podría ser su propósito. En general lo relacionamos al trabajo, a lo profesional, aunque puede estar relacionado a cualquier otro ámbito de la vida también. En realidad, el concepto ´propósito´ está en todas partes. Por ejemplo: si me encuentro en una discusión o un conflicto con un otro, lo que está en juego es el propósito particular que tiene cada uno en ese desacuerdo, viendo al otro como un obstáculo de realizar el propio propósito. Puede ser que me enoje porque juzgo que el otro no me tiene en cuenta, o porque quiero que el otro acepte mi mirada sobre algún tema. Otro ejemplo de propósito puede ser mi idea de cómo quiero que sean mis vínculos, dónde quisiera vivir, cómo me gustaría que crezcan mis hijos, qué nivel de vida me gustaría llevar, cómo me gustaría responsabilizarme del medioambiente o a nivel social-comunitario, y muchos otros niveles y aspectos de la vida que potencialmente alojan propósitos específicos para las personas.

Si vamos a la temática del propósito nivel existencial, ahí de repente se les complica a muchas personas darse cuenta cual podría ser. Hacer por hacer, porque necesito generar ingresos para llegar a fin de mes, es la primera necesidad básica para muchas personas, que en muchos casos termina siendo una barrera para animarse a ir un paso más. ¨No voy a poder vivir de lo que me gusta¨, ¨el éxito solo se obtiene trabajando duro¨, ¨no soy capaz¨, ¨no me lo merezco¨, ¨el contexto del país no lo permite¨, y muchos otros obstáculos o auto-boicoteos que se nos presentan para justificar la no concreción de un propósito genuino. El abismo que genera la idea de lo seguro y conocido para abrirnos a lo incierto y creativo es uno de los mayores desafíos para el ser humano. Reinventarse una y otra vez, entregarse a los ciclos naturales de que se transforma todo el tiempo, es lo que a veces más rechazamos como opción.

Encontrar mi propósito

No encontrar un propósito claro puede llegar a generar frustración. Y esa frustración puede generar un efecto dominó donde termino resignado con la existencia. O puede llevarme a compensar ese vacío con hábitos que generan un estimulo placentero a corto plazo, pero no me resuelve el desgano de levantarme a la mañana. O puede causar pasarme de estar todo el tiempo atendiendo a los propósitos de otros.

¿Cómo me doy cuenta cuál es mí propósito?

La respuesta está en alguna parte de cada persona. En el labirinto del propio ser. En su historia, en sus experiencias, en sus aprendizajes, en su particular manera de ver y estar en el mundo. Para darme cuenta cuál es mi propósito debo dejar de buscarlo fuera de mi, utlizando mi propia experiencia, patrones y aprendizajes como mapa de información. ¿Cuáles fueron tus aprendizajes más desafiantes o doloros en la vida? ¿Qué te dolió tanto que una y otra vez la vida te vuelve a presentar en alguna u otra forma como lección o desafío? ¿Qué es lo que más rechazas? Son algunas de las preguntas que pueden servir para detectar aquello que fue de mayor aprendizaje en la vida. Y que no me quedó otra, luego de padecerlo profundamente, que aprender a transformarlo e integrarlo en mí camino para (volver a) percibir bienestar.

Terminando de facilitar un proceso de capacitación se me presentó la siguiente frase: Maestro es aquel que encontró la forma de ordenar sus aprendizajes de tal manera que inspire a otros a habilitar su transformación. Creo que es por ahí que, conectando con los propios aprendizajes, nutriendolos con experiencias integradoras para la propia vida, luego logramos poner a disposición esos mismos aprendizajes para otros.

La diferencia de vivir con y sin propósito

Sin propósito no hay rumbo. Sin propósito lo más normal que sucede es que mi esfuerzo se reduzca a lo mínimo e indispensable. Me muevo lejos de percibir motivación intrínseca. Solo me muevo porque algo fuera de mi me compensa (un salario, por ejemplo, o halagos de otros sobre mi actuar). Teniendo un propósito claro, todo lo ajeno puede sumar, pero lo importante y sostenible florece desde adentro, desde las entrañas de mi ser.

Y para terminar, una frase que dijo uno de mis teachers en el camino del coaching Daniel Taroppio que me para muy inspiradora es ¨No hay manera más rápida de perder el propio camino que seguir a otros¨.

Fin.

Si buscas acompañamiento en relación a esta temática haz click aquí para contarme de qué manera te puedo ser posibilidad.

Si te gustaría seguir recibiendo mis reflexiones, sigueme en instagram haciendo click aquí.

Benjamin Zeehandelaar
Buenos Aires
28.10.2021

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.